Nuestro espacio

para degustar

Vinícola BRUMA es un proyecto integrado completamente al entorno: se utilizaron principalmente materiales de la región o localizados in situ, como madera reciclada, acero, piedra, tierra. Al igual en el paisaje; se creó reubicando la vegetación existente en la zona.

El elemento principal de la sala de barricas es un encino de 300 años alrededor de cual se construyó la vinícola y es ahora el emblema de nuestro grupo. El espejo de agua, colocado sobre la cava subterránea, nos permite regular la temperatura naturalmente y sin insumo alguno.

Cuenta además, con capacidad de diez mil cajas, y fue diseñada por el arquitecto Alejandro D’Acosta quien es el principal y más experimentado diseñador de vinícolas en nuestro país.

La enóloga, Lourdes Martínez Ojeda, con más de 13 años de experiencia en bodegas Grand Cru en Francia, específicamente en Burdeos y con una trayectoria en Château Brane-Cantenac que a partir del 2014 curiosamente la llevó de vuelta a su lugar de origen, así uniéndose como winemaker de la vinícola Bruma, a la par de otros proyectos.

Su notable conocimiento, elegancia y buen gusto, sumados al savoir vivre del vino francés y legado familiar, ya que proviene de una de las familias fundadoras de Ensenada, la han convertido en  un elemento esencial del desarrollo impresionante que ha surgido en el Valle de Guadalupe en los últimos años.

Su combinación de técnicas, exploración constante de posibilidades y tenacidad son claramente reflejados en los vinos que producimos y que orgullosamente están creando una cultura vitivinícola fuerte en México y con presencia en el extranjero.

head vinos